Publicado el: 3 noviembre, 2019
“Ley de Compre Argentino no favorece a la empresa local”

shutterstock_197539418

El 5 de septiembre de 2018, hace poco más de un año, el portal www.argentina.gob.ar publicaba en su sección noticias que el Gobierno reglamentó la Ley de Compre argentino, a fin de “fortalecer a la industria para exportar más”.

Su texto iniciaba:

“Mediante un decreto presidencial publicado hoy en el Boletín Oficial, el gobierno reglamentó la Ley de Compre Argentino y Desarrollo de Proveedores aprobada por el Congreso. La Ley tiene por objetivo fundamental usar la importancia de las compras públicas como factor para el desarrollo de la industria argentina, mejorar sus capacidades productivas y potenciar su perfil exportador”.

Hace poco más de un año, un gran número de fabricantes, empresarios, pymes y cooperativas creyeron y apostaron por este objetivo. Hoy, todos coiniciden en que nada pasó.

 

Prefieren el importado

De acuerdo con la visión de Luis Trimarco, director de Precintos Argentinos, la ley de Compre Argentino no ha favorecido a la empresa nacional. “Hoy el consumidor sigue inclinándose por el producto importado porque ni siquiera ese diferencial genera satisfacción para comprar el nacional. Es decir, no se ve una brecha del Compre Argentino que justifique comprar el nacional”.

El empresario considera que la única manera de que la industria nacional empezara a tener un valor diferenciado y que sea un producto de consumo dentro de la Argentina, sería que se prevea en la parte impositiva de las importaciones, “que proteja de alguna forma con aranceles extraordinarios a la producción nacional”.

Lo justo, desde su punto de vista, es que toda la producción nacional tenga una protección de lo que viene importado, de modo que puedan estar compitiendo en igualdad de condiciones.

Adicionalmente a esta brecha que desfavorece a la empresa nacional, Trimarco añade que esto se aplica a las empresas del Estado, lo que no es menor, “porque salvo que sea una situación muy puntual que uno la pueda hacer valer para una diferencia de precio, al momento de una licitación, no tiene aplicación en la dinámica diaria de negociar con las empresas del estado”.

 

Captura de pantalla 2017-05-02 a la(s) 10.09.18 p. m.

En busca de subvención

Al ser consultado sobre cuál sería la estrategia para que esta realidad cambie, el empresario explicó que no hay forma de que hoy con un salario de 400 dólares contra un porcentaje mucho menor que cobran en otros países, haya un punto de partida totalmente diferenciado. “Aunque tengas la misma tecnología y consigas la materia prima a los mismos valores, que yo creo que no debe ser así, porque en otros países la materia prima tiene algún tipo de subvención justamente para favorecer la industria nacional allá y que tengan mano de obra ocupada, esto hace que nosotros estemos totalmente asimétricos en este tema específico”.

El dueño de Precintos Argentinos asegura que es sano para los países entender y adoptar que existe el libre comercio a nivel internacional, “pero no hay duda de que en determinadas áreas tenés que tener una actitud proteccionista porque inclusive países que se autodenominan liberales y de libre mercado son proteccionistas en su economía. Es una cuestión lógica y esas economías son las que terminan dando trabajo a su propia gente”.

“Todos los industriales de una u otra manera tenemos un compromiso para la gente que trabaja en nuestras empresas, sobre todo un compromiso social”, terminó.

 

NOTICIAS ANTERIORES